Tipos de hormigón

tipos de hormigón

El hormigón es uno de los materiales de construcción por excelencia de bajo precio respecto al acero, de resistencia incluso mayor a la del ladrillo. Está formado por una mezcla entre varios materiales cemento, arena, agua, grava o piedra machacada. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, el hormigón puede llevar alguna clase de producto aditivo que ayuda a mejorar sus características.

Cuanto más fina y pequeña es la grava utilizada, mucho más fino será el hormigón resultante; de ahí que el hormigón fino sea muy utilizado para suelos de hormigón pulido. Si en su fabricación se utiliza un árido más grande el producto resultante será más tosco, como el que se utiliza en cimentaciones y pilares.

Es importante eliminar las impurezas del agua antes de utilizarla en el preparado del hormigón puesto que unas excesivas impurezas del agua no solo llegan a afectar al tiempo de fraguado y resistencia del hormigón, sino que incluso puede producir eflorescencia, manchas, inestabilidad de volumen, corrosión del refuerzo, reducción de la durabilidad…

Gracias a su maleabilidad y rápido secado es uno de los materiales más utilizados en la construcción de pequeñas y grandes edificaciones, grandes obras de ingeniería civil como son los estadios, puentes, viviendas, etc.

Otra gran característica del hormigón además de su larga duración, es su gran resistencia a la compresión y la gran capacidad de aguantar a tracción por medio de armados o tensados. También es un buen aislante acústico y resistente al fuego.

Entre los tipos de hormigón más utilizados en el sector de la construcción en función de sus aplicaciones, propiedades estéticas, técnicas, durabilidad, cabe destacar:

  • Hormigón de Alta Resistencia
  • Hormigón Ligero
  • Hormigón Autocompactante
  • Hormigón Reforzado con Fibras
  • Hormigón Proyectado
  • Hormigón Drenante
  • Hormigón de Uso No Estructural
  • Hormigón Antibacteriano

Hormigón de Alta Resistencia

Este tipo de hormigón se compone de cemento y gravas de altas prestaciones mecánicas junto con aditivos superfluidificantes y humo de sílice. La baja relación agua cemento hace que el hormigón resultante sea muy compacto.

El hormigón de alta resistencia es un hormigón superior a cualquier hormigón convencional, capaz de alcanzar una resistencia igual o superior a los 420 kg/cm2.

Es utilizado en la ejecución de grandes obras estructurales para edificación u obra civil con el objetivo de conseguir elementos más bonitos. Además, aporta menos deformación y mejora la resistencia a la compresión, corrosión y abrasión.

Otras aplicaciones son:

  • La fabricación de pilares en edificios de gran altura
  • Pilas y vigas de puentes
  • Estructuras singulares sometidas a cargas como pilares o muros de carga
  • Tablero de puente de gran esbeltez
  • Hormigones sometidos a ambientes agresivos

Posee excelentes propiedades de manejabilidad y por sus especificaciones de diseño, tiene un excelente comportamiento bajo diferentes condiciones de exposición, lo que aporta a la durabilidad de la estructura.

Hormigón Ligero

El hormigón ligero es una nueva aportación a la construcción. Se trata de aquel hormigón cuya resistencia a compresión no es menor a 15 o 20 N/mm2 a 28 días.

La manera de conseguir hormigones ligeros es utilizando áridos de baja densidad (hormigón de árido ligero), eliminando los elementos finos o arena del hormigón tradicional (hormigón sin finos) o incorporando burbujas de gas en su masa (hormigón celular).

Entre sus principales ventajas destacan:

  • La sencillez en la resolución de detalles
  • Gracias al uso de aditivos se trabaja mucho mejor y presenta mayor durabilidad
  • Se trata de un material económico, ofrece mayor rendimiento y rapidez en su colocación
  • Su coeficiente de transmisión térmica es inferior al hormigón tradicional.

La densidad, resistencia y consistencia son las características más valoradas. Al tratarse de un hormigón muy permeable resulta ideal en pavimentaciones de superficies que precisen esta característica. Es ideal como hormigón aislante y resistente al fuego.

Hormigón Autocompactante

El hormigón autocompactante es un tipo de hormigón que mantiene las prestaciones propias del hormigón convencional, o del hormigón de altas prestaciones, como son la resistencia y la durabilidad. Es capaz de compactarse por la sola acción de la gravedad que llena los encofrados y discurre entre las armaduras sin necesidad de aplicar medios de compactación internos o externos, manteniéndose homogéneo y estable sin presentar segregaciones (exudado o sangrado de la lechada ni bloqueo del árido grueso).

Además, es posible aplicar desde la parte baja del encofrado, con la garantía de llenado completo, sin huecos y sin ningún tipo de segregación. Es muy utilizado en la fabricación de piezas con formas complicadas o su uso en la construcción de infraestructuras donde las labores de compactación son complicadas.

Hormigón Reforzado con Fibras

El Hormigón Reforzado con Fibras (HRF) es aquel hormigón que en su composición incluye fibras cortas, discretas y aleatoriamente distribuidas en su masa, consiguiendo un producto final un tanto más homogéneo con mayor resistencia en esfuerzos a tracción.

En función de las propiedades que se desean obtener se utilizan 3 tipos diferentes de fibras:

  • Fibras de acero: Aumenta la durabilidad del compuesto.
  • Fibras poliméricas (aramida, nylon, polipropileno, polietileno, poliéster…: Ofrecen al hormigón una resistencia especial frente a impactos y comportamiento frente al fuego.
  • Fibras de vidrio: Destacan por su alta resistencia a tracción y un módulo de elasticidad aceptable.

Hormigón Proyectado

La mezcla que suele usarse es muy similar a la del hormigón armado habitual. Se proyecta con una manguera o cañón de alta presión sobre una superficie, vertical u horizontal, que sirva de soporte. La fuerza del impacto del hormigón sobre la superficie permite que éste quede perfectamente compactado y con buena densidad. También suelen utilizarse aditivos que faciliten una correcta aplicación.

Hormigón Drenante

Hormigón drenante o poroso cuya principal función es facilitar la evacuación de aguas, principalmente de lluvia sin necesidad de construir balsas de recogida de aguas, canaletas o galerías de infiltración.

Es más ligero que el hormigón tradicional y totalmente compatible con cualquier tipo de tratamiento superficial, por lo que es habitual su aplicación en instalaciones deportivas, aparcamientos, urbanizaciones, terrazas, en zonas ajardinadas para la fácil eliminación del exceso de agua de lluvia, etc.

Entre las principales ventajas destacan:

  • Su rápida y fácil ejecución
  • Alta capacidad drenante de las aguas pluviales, lo que no permite su acumulación, favoreciendo el medio ambiente.
  • Comparado con otros métodos de drenaje, es más barato.
  • antideslizante y fácil de limpiar.
  • Se puede colorear la mezcla con pinturas especiales sin afectar su capacidad drenante.

Hormigón de Uso No Estructural

El Hormigón de Uso No Estructural es utilizado para realizar funciones de protección sobre el hormigón que forma parte de la estructura o para piezas auxiliares ornamentales o de relleno.

Existen 2 tipos de hormigones para usos no estructurales:

  • Hormigón de limpieza: se trata de un hormigón económico que no aporta responsabilidad estructural a la construcción y es utilizado para adecuar el lugar donde se va a asentar el hormigón estructural. Permite mejorar la durabilidad del hormigón estructural, homogeneización de superficies irregulares, etc.
  • Hormigón no estructural: Destinado a la fabricación de bordillos, aceras, rellenos, bolardos…

Hormigón Antibacteriano

El Hormigón Antibacteriano es una versión de un tipo de hormigón higiénico. Se obtiene mediante un aditivo o fibras biocidas que frenan el desarrollo de microorganismos en su superficie.

Este tipo de hormigón antibacteriano es utilizado en la industria de comestibles, en los centros de salud y clínicas, los mataderos y granjas de cría de pollos y cerdos. Al inhibir el desarrollo de bacterias en la superficie del hormigón actúa como un repelente efectivo de microbios y gérmenes que provocan afecciones intestinales, respiratorias, y, por lo general, males de carácter viral.

También te puede interesar

1 comentario

  1. Me hicieron una ventilación natural en una habitación que había condensación, puedo decir que tanto la empresa en el asesoramiento como el equipo técnico, han sido y han ejecutado el trabajo de matrícula de honor, si tengo que hacer alguna perforación más, no dudaría en contratarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.