Maceta de hormigón: ¿cómo hacer una?

maceta jardin hormigon

Tener un pequeño jardín en casa transmite una buena imagen y dice mucho sobre la personalidad de una persona. Además aporta importantes beneficios: aroma agradable, gran colorido y belleza, frescura a la vivienda, relax, tranquilidad…

Cuidar el jardín es una manera fantástica de estar en forma, de mantenerse activo tanto física como mentalmente.

Las macetas y jardineras son un elemento decorativo perfecto que ayudan a personalizar al máximo el espacio exterior,  y entre las mejores macetas destacan aquellas fabricadas en terracota, barro y hormigón puesto que permiten una buena respiración de la tierra y son capaces de absorber el exceso de humedad.

Maceteros de hormigón: paso a paso

Con el paso del tiempo los maceteros de hormigón, por su gran eficacia y dureza, han ido ganando una gran popularidad en los jardines de todo el mundo.

Entre las principales ventajas de utilizar macetas de hormigón para el cultivo de las plantas destacan:

  • Permiten un desarrollo óptimo a todo tipo de planta.
  • El hormigón se caracteriza por ser un material muy duro, de ahí que las macetas de hormigón sean mucho más resistentes a los golpes y caídas que las macetas de barro.
  • El macetero de hormigón retiene mucho mejor la humedad del sustrato y la transpiración por el material es muy pequeña, por lo que lo hace perfecto para aquellas plantas que precisan de sustratos húmedos de manera continuada, ahorrándonos tiempo en regados.
  • Con un poco de maña, puede ser confeccionados y decorados por uno mismo, llegando a ser incluso más atractivas y bonitas que las macetas de plástico o de barro.
  • Llegan a tolerar temperaturas muy altas, sin transmitir elevadas temperaturas a la raíz de la planta, como si ocurre en las macetas de plástico.
  • El macetero de hormigón no se deforma por las altas temperaturas prolongadas en el tiempo.

Como cualquier elemento, también presenta una serie de desventajas:

  • Los maceteros grandes de hormigón, debido a su elevado peso no son fáciles de transportar sin la ayuda de un objeto de carga.

Si a uno le gustan las manualidades con un poquito de tiempo y de manera muy económica, puede hacer de su jardín un lugar muy acogedor en donde poder disfrutar del buen tiempo con familiares y amigos.

Para hacer un macetero de hormigón se necesita:

  • Cemento blanco (de menor resistencia que el cemento gris),
  • Arena de color amarillo
  • Gravilla de diferentes grosores y colores.
  • Herramientas: cepillo de alambres, escofina, paleta, atornillador, brocha…
  • Materiales: cajas de cartón de diferentes tamaños, cinta de embalar, tintes de varios colores, barniz, etc.

Cómo hacer un macetero de hormigón paso a paso:

  • Hacer 2 moldes: Hacer dos cajas de diferente tamaño con restos de aglomerado de un taller.
  • Embadurnar las cajas con barniz brillante para proteger el hormigón del agua y poder desmoldar con mayor facilidad.
  • Hacer el hormigón y verterlo en la caja grande hasta alcanzar una altura de 2 centímetros y aplastarlo con una paleta.
  • Reforzar las cajas con una varilla corrugada de 6mm.
  • Introducir la varilla en el fondo de la caja para que actúe como armazón.
  • Introducir la caja pequeña y rellenar los bordes.
  • Alrededor de 8 a 10 horas, cuando el hormigón aún esté húmedo, desmoldar la pieza.
  • Matar los cantos del macetero con el hormigón húmedo, redondearlos con la escofina.
  • Con un cepillo de púas repasar la pieza potenciando la textura y color de la piedra.

Decora tu maceta de hormigón

Los maceteros de hormigón o macetas con cemento son perfectos para interior como para exterior. Pueden dejarse con el propio diseño natural que brinda el cemento o bien decorar la maceta con detalles minimalistas o dibujitos, según el estilo que uno desee.

Hay mil maneras diferentes de adornar un macetero de hormigón:

  • Se puede optar por un estilo más sencillo, menos complejo por lo que el uso de pinturas acrílicas en diferentes colores, brinda un estilo más chic.
  • Si se utilizan franjas para decorar, se recomienda utilizar cinta para un diseño más profesional.
  • Combinar dos tonos diferentes de pintura acrílica como puede ser el verde y blanco, aportando encanto a la manualidad.
  • Para un diseño más original, dejar caer el bote de pintura sobre la maceta de cemento y dejar que el resultado final sorprenda.
  • Utilizar tan solo un cordel alrededor de la maceta, lo que le da un aire mucho más vintage y rústico al mismo tiempo.
  • Macetas con mandalas pintadas a mano, macetas pintadas con esmalte de uñas en donde cada maceta será totalmente diferente a la anterior.

Las macetas pintadas a mano, o con esmalte de uñas entre otras técnicas de decoración de macetas de hormigón y/o cemento, ayudarán a conseguir el estilo deseado para su jardín, balcón o lugar de interior de la vivienda.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.